Ganchos la importancia de una fijación correcta

Ganchos, la Importancia de una Fijación Correcta

Problemas en el pintado

Cuando el aplicador pinta con pintura en polvo – ya sea en procesos continuos o por lotes – debe asegurarse que ocurra lo siguiente:

– Que las piezas estén dispuestas de tal forma que el polvo pueda acceder a la totalidad de las superficies a pintar y,

– Que exista una continuidad eléctrica eficaz entre las piezas y tierra.

De no conseguirse lo anterior el resultado será bastante peor que el deseado.  Zonas de las piezas con bajos o nulos espesores de pintura, halos alrededor de los puntos de sujeción, dificultad de alcanzar los espesores deseados, texturas diferentes a la esperada, etc.

Causa de los problemas

El origen de estos problemas es generalmente los elementos de sujeción que se utilizan para fijar las piezas a marcos, estructuras o cadenas de transporte.
Estos elementos – comunmente llamados ganchos – son quienes por una parte permiten trabajar con las piezas dispuestas firmemente y por otra parte aseguran la continuidad eléctrica.

Diseño de los Ganchos

Desde el punto de vista de la construcción de los ganchos hay que asegurarse que:

→ Los ganchos sean ligeros para que su manejo sea cómodo para el operario.  Las tareas de colgar y descolgar las piezas debe ser una tarea sencilla de lo contrario corremos el riesgo de dañar las piezas terminadas.  Al mismo tiempo los ganchos deben ser lo suficientemente robustos para soportar el peso de las piezas, las altas temperaturas del horno y el proceso de limpieza.

→ Los ganchos permitan que la pieza se ubique lo más vertical posible para permitir que los líquidos de pretratamiento escurran fácilmente de su superficie.  Por supuesto hay que tener en consideración la geometría específica de la pieza evitando la formación de «bolsones» de líquidos.

→ Las piezas se puedan ubicar con su mayor superfiie hacia las pistolas y lo más próximas entre sí.  De esta forma se optimiza el proceso de pintado automatizado ya que a mayor proximidad entre las piezas menor cantidad de polvo es enviado a recuperación.

→ Aún en el caso que sea posible fijar una pieza con un solo gancho es preferible utilizar un anclaje mínimo de dos ganchos. Si se hace así se aumenta la estabilidad de la pieza – fundamental en procesos continuos – y mejora la conexión eléctrica a tierra.

Continuidad Eléctrica

El problema que ocurre durante el pintado es que al mismo tiempo que las piezas se cubren de pintura también lo hacen los ganchos.
Luego de varios ciclos de pintado estos elementos ya tienen depositada una capa de pintura polimerizada que continuará creciendo a medida que se sigan utilizando.
Evidentemente la resistencia eléctrica de estos elementos de fijación aumenta conjuntamente con el aumento en el espesor de la pintura depositada en ellos.
El resultado es un empobrecimiento de la calidad general del pintado y, como fenómeno más notorio, la aparición de un halo alrededor del punto de sujeción.

La Solución

En este punto la solución pasa evidentemente por sustituir los ganchos por otros nuevos o remover la pintura depositada en ellos.

Si los ganchos o elementos de sujeción son de geometría sencilla y económicos de fabricar lo mejor es sustituirlos por otros nuevos.
Lo más común sin embargo, es que los ganchos sean específicos para la geometría de las piezas a pintar o que se utilicen costosos marcos donde van ancladas las piezas.  En esta situación evidentemente es más rentable proceder a la limpieza de los mismos.

Procedimiento

Para remover la pintura polimerizada en los ganchos o elementos de sujeción es posible utilizar cualquiera de los métodos que se describen a continuación.

  • Abrasión: Se remueve la pintura mediante una herramienta rotatoria con aletas abrasivas que van retirando la pintura o mediante pistola de granallado.
  • Limpieza Química: En este caso los ganchos son colocados en inmersión con algún solvente conveniente. Puede utilizarse cloruro de metileno (método caro), metil-etil cetona (MEK) (riesgo de incendio) o una solución alcalina a temperatura durante varias horas hasta que la capa de pintura se ablande y pueda ser removida manualmente. Por ejemplo una solución saturada de soda (sosa) cáustica a 80ºC (cuidado con los vapores y posibles quemaduras)
  • Quemado: Sometida a alta temperatura o a llama directa la capa de pintura que cubre los ganchos se quema dejando el metal libre. Es un método relativamente rápido pero conlleva el consumo de energía y debilita el metal de los ganchos a corto plazo.

 

 

Compartir...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.